Design Thinking

Todas las empresas tienen la necesidad de innovar, la competencia es dura en cada mercado y la capacidad de traer productos
que satisfagan al cliente es sumamente importante.

Una de las metodologías más interesantes, es el Design Thinking. La cual podemos definir en palabras sencillas como la capacidad
de combinar la creatividad y racionalidad para satisfacer las necesidades del usuario.

Esto conlleva un conjunto de herramientas, procesos y métodos que utilizan las empresas para traer innovación y nuevos productos.

Una de los fundamentos de esta metodología es que deja de enfocarse solo en el producto y darle suma importancia a los comentarios
y las personas.

Grandes empresas como Google, P&G o Apple emplean Design Thinking en la creación de nuevos productos.

¿Cómo surge?

Design Thinking

La primera persona que conceptualizó e hizo que el Design Thinking adquiriera más popularidad en el sector empresarial, fue
Tim Brown, un profesor de ingeniería para la Universidad de Stanford. Por medio de un artículo para la revista
Harvard Business Review .

Actualmente Brown, es CEO y fundador de su propia empresa,
IDEO. La cual se dedica especialmente a la innovación.

¿Cómo aplicar Design Thinking en tu empresa?

Design Thinking

Para empezar, hay que definir que Design Thinking es un proceso, este consta de 5 etapas, que son:

  • Empatizar
  • Definir
  • Idear
  • Prototipar
  • Evaluar

Ahora bien, cada uno de estas etapas conlleva distintas actividades.

Empatizar: Conoce a las personas

Design Thinking

Esta es una parte fundamental, se centra principalmente en las personas y los usuarios. Esto conlleva:

  • Observar: Hay que observar a detalle las actividades y costumbres que los usuarios tienen en su vida cotidiana.
  • Involucrarse: Conversar con los clientes, ya sea de forma preparada o no. Siempre con preguntas previamente preparadas
    y un dialogo adecuado.
  • Mirar y escuchar: Para que los empleados den la mejor cara por la empresa es hablando con ellos y claro, escuchándolos.
    Esto forma compromiso y lealtad. Hacer que sepa como hará su trabajo y saber como se siente al realizarlo.

Definir: Encuentra patrones de un posible problema

Definir

Luego de la empatización, debemos organizar y sintetizar los datos que hemos obtenido. Encontrando un patrón que pueda significar
un problema con el cual podremos dirigir la linea para levar al éxito nuestro proyecto.

Debemos encontrar nuestro P.O.V. (Point-of-view): Al definir el problema hay que enfocarlo para que sea sencillo y eficaz
para todos los usuarios. Para ellos debemos tener en cuenta:

  • ¿Cuál es el problema?
  • Que este genere interés en el mundo.
  • Preparar una rubrica donde podamos calificar ideas y compararlas.
  • Que se plasmen las opciones de los individuos estudiados.
  • Que resuelva problemas que hasta ahora eran incomprensibles, con una respuesta de fácil adaptación y comprensión.

Idear: Encuentra posibles soluciones

idear

Las luvias de ideas nunca fueron más útiles. Cómo ya imaginaras, en este proceso deben generarse la mayor cantidad de ellas.

Mezclando el pensamiento consciente e inconsciente, racional e irracional. Es importante pensar todas las ideas que sean
posibles, llevar un registro de ellas y algo muy importante es, no juzgar, ni debatir las ideas.

Un ambiente cómodo, sin presiones y en conversación estimulará mucho más esta tarea.

Prototipar: Crea los modelos

prototipar

Consiste en llevar nuestra idea a elementos informativos, ya sea bocetos, maquetas, storyboard, etc.

Después hay que llevar estas ideas al cliente y por ultimo, crear prototipos reales para trabajar.

La creación de prototipos, tiene el fin de concentrar mejor la conversación con los clientes, identificar errores más fácil.
Teniendo en cuenta todas las ideas para escoger la adecuada, tomando distintas variables del diseño al momento de evaluar
el éxito de cada modelo.

  • ¿Cómo hacer el prototipo?

    Lo primero que hay que entender es que el prototipo, NO es el producto final.

    Debemos ir evaluando según las variables que hemos planteado, mostrando cada prototipo a los usuarios y estar al
    tanto de su reacción y comentarios.

Evaluar: Testea tu prototipo

evaluar

El paso final, este consiste en pedir feedback por parte de los usuarios acerca de los prototipos que se han hecho.

La evaluación se hace con el fin de mejorar el prototipo y aprender más sobre el usuario. También buscamos distintos P.O.V.
para basarnos en distintas opiniones y no solo las nuestras.

La evaluación se hace de forma relativamente simple. Debemos darle al usuario nuestros prototipos, sin decir nada. Dejando
que la persona interactúe con él, estando atento a sus comentarios e impresiones, y respondiendo todas las preguntas
que este nos haga.

Darle al usuario dos prototipos y pedirle que los compare, también es una forma de evaluar. La mejor forma de hacer esto,
es dar un contexto o situación donde aplicar el proyecto.

Ideal para cualquier empresa

Conociendo el proceso para llevar a cabo el Design Thinking, ahora es momento de preguntarse: ¿Cuándo una empresa debe aplicar Design Thinking?

Toda empresa debe usar Design Thinking cuando está quiera iniciar su proceso de innovación.

El design Thinking, es un proceso que todas las empresas deberían tomar en cuenta. Esto no solo ayudará a optimizar recursos,
sino que también podremos lograr un mejor producto.

Implementar esta metodología, nos dará al finalizar el primer proceso un producto inicial de nuestro producto que es tanto
visible, como tangible.

Costos

Lo mejor del Design Thinking es que puede salir totalmente gratis si seguimos los pasos anteriormente mencionados.

Sin embargo, si lo prefieres, puedes contratar un experto, esto a largo plazo será más beneficioso.

No importa si es una empresa grande o pequeña. Si quieres innovar puedes conseguirlo más rapidamente con Design Thinking.
Aunque claro, nada está garantizado, todo depende del sacrificio que estemos dispuestos a hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *